Pulsera peridoto, piedra luna y aguamarina

Nuevo

Pulsera de peridoto y piedra luna (talla bead) con aguamarina y motivos en plata de ley. Con cierre de mosquetón en plata de ley. Disponible en tres tallas.

Más detalles

Este producto ya no está disponible

58,00 €

Ficha técnica

Longitud 17 cm.
Peso 4,3 gr.

Más

Esta pulsera de mujer está realizada con piedras naturales como la agumarina, el peridoto, apatito y la piedra luna (talla bead), y motivos en plata 925, con cierre de mosquetón en plata 925. Una combinación de colores muy veraniegos que nos aporta serenidad.
La piedra central es una aguamarina, una piedra preciosa perteneciente al grupo del berilo, que debe su nombre al agua del mar por el color que aporta.

La aguamarina es considera la piedra natal del mes de marzo, siendo también una piedra asociada con los signos zodiacales de Géminis, Cáncer, Piscis y Libra, portadora de paz y alegría.

El peridoto es una gema que también se denomina Crisolita u Olivina. Fue una de las piedras preferidas de la época barroca, con un intenso color verde-amarillento. Esta piedra natural fortalece la vida, trae prosperidad y ayuda a aliviar la depresión, ira, miedos…
Está asociada con el mes natal de agosto y con el signo zodiacal de Libra.

Esta pulsera artesana, está combinada con la piedra luna perteneciente al grupo de las gemas del feldespato, con su resplandor blanco semejante al brillo lunar, aporta iluminación al conjunto. Es portadora de la buena suerte, trae la calma. Es la piedra natal de junio  y esta asociada con los signos zodiacales de Tauro y Cáncer.

También lleva la gema del Apatito, su etimología viene del griego “engaño”, refleja la facilidad de confundirlo con otras piedras. Sus tonalidades pasan del incoloro, al rosa, amarillo, verde, azul, violeta… Se considera la piedra preciosa específica para la comunicación, siendo ideal para personas que les cueste explicarse o muy nerviosos incluso ayudando en la tartamudez.
Facilita en entendimiento, distinguiendo lo importante de lo superfluo, reforzando el poder de decisión.
Esta piedra alivia los sentimientos de pena, contribuye a superar la tristeza, frustración, rabia, ira y dolor, además de favorecer la generosidad.